Posted tagged ‘Soledad’

Una escena desconcertante

marzo 17, 2011

Para variar, estos días he tenido muchos pendientes, y éste es uno de varios factores por los cuales no le doy mantenimiento a este blog. Pero aprovechando que ahorita hay un pequeño respiro, consideré justo manifestarme en este medio. El día de ayer presencie una escena que se me hizo un tanto extraña, desconcertante para mi y en la cual me proyecté y pensé diversas cosas.

Todo inició al momento de ir a entrenar, nos avisaron que a pesar de que varia gente había donado sangre, había fallecido el padre de uno de los compañeros que entrenan con nosotros y que lo estarían velando en Capillas del Carmen. Al escuchar ésto, y considerando que las capillas quedaban camino a casa, decidí ir a verlo con otro compañero al terminar el entrenamiento, más que nada hacer acto de presencia (ya que ante algún suceso así, las palabras y decir algo inteligente no son mi fuerte).

Terminó el entrenamiento y nos lanzamos a las Capillas, algunos compañeros acordaron en ir también en algunos minutos asi que mi amigo se regresaría con ellos. Llegamos al estacionamiento de la Capilla y sólo vimos una camioneta, algo que se me hizo realmente extraño, pero pensé que atrás había más lugar para estacionarse y ahi estarían los demás carros. Entramos a las capillas, y no se veía movimiento, hasta pensamos que algo podría haber pasado pero luego vimos que de las 6 salas, sólo la del señor que íbamos a ver estaba ocupada, asi que fuimos.

Entramos a la sala y no había nadie, esto estaba muy extraño para lo que yo había visto antes en los velorios. Cuando avanzamos otra puerta, hacia donde estaba el féretro, por fin vimos personas, aunque sólo eran dos. Era una pareja de señores que se encontraban rezando un rosario, que al vernos nos invitaron a pasar con ellos y los acompañamos rezando un poco. Yo no soy la persona más religiosa del mundo ni nada que se le parezca, no conocía a las persona por la que rezaba ni a las personas con las que lo hacíamos, pero algo dentro de mí sentía el deber o el compromiso de hacerlo, no se exactamente que fué.

Terminó el rosario (que ya iba a la mitad cuando llegamos), y la señora se acerca a nosotros y nos saluda, igual el señor. Platicando un poco con ellos, nos comentaron que eran compadres del difunto, que hace mucho no los veían, y que el señor había fallecido por problemas cardiacos. Extrañados por no ver a su familia más cercana, nos comentaron que uno de los hijos se acababa de ir y que nuestro compañero estaba muy afectado. La pareja se disponía a irse, y se me hacía casi increíble que fueran a dejar sólo el cuerpo, sin ningún familiar o alguien cercano que lo ‘cuidara’. No se si será algo normal, pero es algo que yo jamás había visto, siempre había visto a alguien de los allegados acompañando el cuerpo.

Se fueron y quedamos sólo mi amigo y yo,  así que decidimos esperar algunos minutos a esperar a ver si llegaba alguien. Paso el tiempo y nadie se aparecía, ni nuestros compañeros que habían quedado en hacerlo. Escuchamos algunas voces y las seguimos, pero eran de los guardias de las capillas, que nos comentaban que la familia regresaría hasta las 8 AM del día siguiente. Mientras el cuerpo quedaría sólo, esperando hasta el día siguiente…

Quizás lo que les comento no les cause nada a muchos de ustedes, pero a mi se me hizo algo muy extraño. Me sentí proyectado, imaginé el final de mis días o de mi gente cercana, y me sentí algo mal imaginando una escena similar, como si fuera un Forever Alone pero ya sin vida. Si algo sé es que si bien no me encuentro mendigando amistad ni cariño de nadie (quizás porque en este momento lo tengo), no me gustaría terminar completamente sólo algún día sin alguien a quien le importe lo que me haya pasado.

Pienso en mi despedida, y no quisiera gritos desconsolados ni escenas de película, así como no me gusta verlas en los velorios a los que he asistido. Pero si me gustaría que mi gente que aún me quede estuviera ahi, recordando lo bueno o malo que fuí, las cosas que hice, y esperando haber dejado algún buen legado que pudiera ser comentado por los presentes. Imagino el momento con música de mi agrado (quizás no del de todos los presentes), con gente apreciada (y sin esa gente hipócrita que sólo sobra o hace los momentos más incómodos), y con comida para los presentes tal y como a mi me gustaría que hubiera en los demás jaja, algunas buenas cazuelas de asado de puerco o de mole harían ese momento algo para recordar, tal y como me gustaría ser recordado.

Pienso en ésto y en muchas otras cosas, pero se que nada de esto que me imagino será seguro, así que si alguno de los lectores les tocara vivir ese momento, les pido que hagan lo posible por hacerlo lo más parecido a lo que pido. Al igual, si alguno de ustedes tuviera un deseo o una idea similar para cuando les llegue la hora, les pido que me lo digan, si está en mis manos les juro que haré lo posible por tratar de cumplírselos. Lo único seguro que tenemos, es que a todos nos va a cargar el payaso algún día, y espero que ese día sea un día muy lejano todavía.

Sobresss.