Viaje a NY

Si, los nopalotes también vamos a NY. Una de las ciudades más famosas del mundo, la ciudad de los grandes edificios y emblema de los Estados Unidos, ésa misma fue nuestro siguiente destino después de nuestro viaje a Boston. Habíamos estado tres días con nuestro cliente, y al día siguiente saldríamos muy tempranito desde la central de camiones de South Station con rumbo a NY. Para que sepan, el viaje en camión nos salió gratis debido a un cupón de descuento que encontré en internet para la página de Megabus. Para las 10:30 AM, estaríamos llegando a la gran manzana.

Para nuestra suerte, encontramos un hotel bien ubicado (llamado Lotus) que contaba con cuartos con 5 camas, una para cada uno, y que estaba a sólo dos cuadras del Empire State. Llegamos ahi a dejar las maletas y empezamos a caminar con rumbo al norte, iríamos a Central Park. El aire pegaba fuertemente al ir caminando, hasta que llegamos a nuestro destino.

Central Park

Central Park estaba cubierto de nieve, el lago congelado en ciertas partes y de los árboles solo quedaban las ramas desnudas de hojas, caminamos un rato hasta llegar al Museo de Historia Natural.

Museo de Historia Natural

Triceratops

Debo de decirles que si regreso a NY, me gustaría dedicarle un día completo a este museo, su tamaño es impresionante. Cuatro pisos con salas de temas diversos, desde los dinosaurios, culturas antiguas, vida marina y fauna de los diferentes continentes, incluso pensaría que un día puede ser poco para el gran tamaño del museo. Desafortunadamente teníamos muchas cosas que ver y poco tiempo, asi que sólo estuvimos alrededor de 2 horas y media ahi.

De ahí fuimos al observatorio del Edificio Rockefeller, conocido como ‘Top Of The Rock’. Cuando llegamos a la cima aún había luz, pero al transcurrir los minutos fuimos observando como el sol se iba metiendo, la vista era realmente espectacular desde las alturas; poco a poco, la ciudad se empezó a oscurecer y con ésto las luces de los grandes edificios comenzaron a iluminarse, veíamos la inmensidad del Empire State iluminado de un color verde Poison (si, algo asi era, como el del grupo) en su parte superior, las luces siempre llamativas de Times Square, y en general veíamos como una gran ciudad se iba iluminando poco a poco de una manera increíble.

Top Of The Rock

El sol se ocultaba...

Top Of The Rock

... y la ciudad se encendía

Para nuestra suerte, ese día se estaría transmitiendo en vivo desde el ‘Top Of The Rock’ el segmento del informe meteorológico de la NBC, con la conductora Janice Huff. Nos acercamos a las cámaras y preguntamos que que habría ahi, y en cuanto nos dijeron, que de volada agarramos lugar junto con una pareja de japoneses y unas niñas francesas que andaban de visita igual que nosotros. Aguardamos alrededor de 10 minutos hasta que se dió el enlace en vivo, bien podía ver en la pantalla como estaba robando cámara al lado de Janice que incluso alcancé a gritar el nombre de mi país casi en el micrófono en el momento en que se hizo referencia a la gente que estabamos esperando a aparecer en el segmento. Ni hablar, lo mexicanote y orgulloso no se me va a quitar, no entiendo como haya gente a la que le parezca motivo de verguenza, pero bueno.

Después de haber aparecido en la televisión neoyorquina, nos dirigimos a Times Square. Debo de decir que es una zona muy llamativa, con muchísimas pantallas y publicidad, alguna muy ingeniosa.

Times Square

Geniales los promocionales de la tienda de M&M’s, de Disney y todas esas que aparecen en infinita cantidad de películas. En Times Square, así como en algunos otros lugares del noreste de los EU, me di cuenta de la promoción que se le da al turismo a México. En este caso particular, aparecía en una de las pantallas principales uno de esos promocionales de ‘Vive México’, promocionando un lugar de Puebla (me parece que Cholula) y un cenote en Quintana Roo llamado Angelita. Ya antes en Detroit había visto promocionales de la Riviera Nayarit y en el Metro de Boston algunas imagenes con artesanías de Mata Ortiz, en Chihuahua.

Times Square - Riviera Maya

México en Times Square

Un punto que queríamos conocer de NY era Broadway, buscábamos ir a una función de teatro. Al revisar las diferentes funciones, teníamos como principales opciones las obras ‘The Lion King’ y ‘Wicked’. Investigamos un poco, y nos empezaba a convencer ‘Wicked’, asi que fuimos al teatro donde se presentaría. Desafortunadamente no conseguimos boletos (lo que había era demasiado caro), asi que fuimos a buscar para ‘The Lion King’. Compramos las entradas para el día siguiente y fuimos a cenar a un lugar llamado Ruby Tuesday. Era un clásico lugar agringadón, pero la comida estaba buena.

Lo que si jamás me va a pasar tanto de este lugar como de muchos otros por allá, es que para todo quieren propina, y no digamos que lo que uno guste dar, sino que te establecen como recomendado un rango del 18% a 20% del consumo, inclusive en algunos lugares cargándola en automático. No mamen, todo está bien pinche caro allá y aparte te la quieren atorar con propinas, no mamen. En algunos sitios cargaban el 18% en automático y apaaarte querían que les dieran propina… A ver a ver, como estuvo eso??? Ches putos. Y no solo restaurantes, sino que taxistas y hasta un tabernero que terminó cobrando las cheves más caras para asegurar su propina, no mamen, es como si les hubiera cobrado propina a los clientes de Boston por hacer mi jale, la neta son mamadas.

En fin, fuera del detalle de las propinas, di un tragadón de esos en que quedas en calidad de bulto practicamente, y retornamos al hotel, había sido un día muy cansado. Al día siguiente, nos levantaríamos temprano para ir a visitar la Estatua de la Libertad. Tomaríamos el metro con rumbo a South Ferry y desde ahí empezó el show, unas líneas estaban en reparación y no sabíamos a ciencia cierta como llegaríamos. Cabe mencionar que el metro de allá no es tan facil como el de acá, ya que por una misma vía en el mismo sentido pasan varios trenes con destinos diferentes, identificados por una letra o número, de diferentes colores. Después de preguntar varias veces y ser mandados de un lado a otro, al fin tomamos el tren correcto (de dos dólares y medio por viaje, valga la pena mencionarlo) y llegamos a tomar el Ferry.

Manhattan

Ya arriba, era mucho el frío que pegaba, pero eran más las ganas de conocer un lugar nuevo. Al llegar a la isla donde se encuentra la estatua llegamos a hacer fila a uno de esos múltiples filtros de seguridad de los gringos, para pasar al museo de la estatua, que se encuentra en el pedestal en donde esta situada. Alguna gente me ha comentado que no es tan grande como se podría pensar, y quizás tengan razón, pero aún así es de los lugares que más me llamaron la atención de ese viaje.

Estatua de la Libertad

El museo de la estatua debo de decirles que me agradó bastante. Y me agradó porque realmente te ponen en una perspectiva histórica, política y social de aquellos tiempos en los que la estatua estaba siendo construída e instalada. Detallan desde la elaboración y los prototipos hasta el impacto social y político que tuvo. Me llamó la atención que el primer prototipo del pedestal para la estatua, y que fué diseñado por Bartholdi (el creador de la estatua) tenía una forma muy similar al de una piramide maya (en particular me recordó al Templo de las Inscripciones, de Palenque), pero fue cambiando con el paso del tiempo, al igual que la misma estatua. Recordemos que fué un regalo de los franceses.

Criticas a la Estatua de la Libertad

La prensa criticó en su momento a la Estatua de la Libertad

También, me llamó la atención el impacto que tuvo en la prensa, siendo criticada fuertemente, entre otras cosas debido a que se tuvo que invertir en construirle un pedestal, que a su vez llevó bastante tiempo después de haber arribado la estatua a EU, y además criticando la excesiva publicidad para diversos productos que utilizaban la imagen de la estatua. Trasladándola a nuestros tiempos, me imaginé a la prensa criticando el famoso Puente Atirantado de los tiempos de Canales, o el Forum de Ratividad.

Regresando a Manhattan, pasamos cerca de la zona donde solía estar el WTC, y por esos grandes edificios de Wall Street. Visitamos algunas tiendas, y al terminar empezaba a hacer hambre, así que nos dirigimos al Barrio Italiano. Pasamos antes por el Barrio Chino de NY, un lugar en el que sinceramente no me sentiría agusto viviendo ahi. Llegamos al fin a ‘Little Italy’, y afuera de muchos restaurantes se encontraba una persona intentando atraer a la clientela, que me cae que eran más fastidiosos que las señoras de las comidas del Mercado Fundadores (de esas que hasta te tapan el pasillo por donde vas). Primero un loco hablador, luego un ‘italiano de Acapulco’, pero el que de plano se pasó de la raya fue un gordo nefasto que se hacía llamar el ‘Señor Oso’, el cual portaba un abrigo de peluche y que se refería a los hombres como ‘Papi’ y a las mujeres como ‘Mi Amor’.

Seguíamos buscando un buen lugar para comer, y llegamos a un restaurant a preguntar, a lo que la persona que estaba afuera manda hablar a una señora que al salir no paraba de hablar italiano a punto de gritos, que anunciaba su restaurant “chento por chento italiaaano” de “su esposso sichiliaaano” (no se escribe así, pero asi lo decía) y que por alguna extraña razón nos convenció. Excelente elección, la comida era muy buena y al final hasta nos tomamos fotos con la señora loca, muy buen pedo. Salimos de ahi, y nos lanzamos rápido a Broadway, ya que la obra empezaba en una hora.

Llegamos a tiempo. Todo estaba en orden, la obra comenzó. Debo de admitir que a pesar de ser un musical, en ningún momento me pareció aburrida, fue entretenida, y hubo efectos visuales mucho muy impresionantes. Los actores muy bien, y la escenografía era muy buena. El actor que salía de Pumba parecía un darketo gordo sacado del Mercado del Chopo jaja, pero se la rifó chido al igual que los demás. El villano igual, excelente actuación.

Terminó la obra y quedamos satisfechos, pero buscabamos aún más. Nuestra amiga quería conocer a algunos actores y se intentó colar sin éxito a Backstage cuando entraron algunas personas. Se puso a tocar la puerta a ver si alguien le abría, pero nadie se dignaba a hacerlo, fue una escena muy graciosa. Yo le aplaudí el hecho de que realmente lo intentara y no se quedara con las ganas de hacerlo. De repente, uno de los actores sale de esa puerta para ir por agua y aproveché para comentarle la situación de mi amiga, el vato parecía que me estaba tirando a lion. Al regresar, le habla y la invita a pasar a Backstage, y como no vi razón para no hacerlo, yo también pasé.

Broadway

Teatro en Broadway

Tipazo el cabrón, nos mostró mucha de la utilería, vestuario y escenografía de la obra. Dentro, conocimos a algunos de los protagonistas e la obra, nos tomamos fotos con ellos, y le firmaron el boleto a mi amiga. Vaya que nos fué bien en Broadway.

Utilería de la obra 'The Lion King'

Utilería de la obra 'The Lion King'

Regresamos a Times Square e hicimos algunas compras, tomamos las últimas fotos de ese lugar. Antes de regresar, pasamos a un pub irlandés cercano al hotel y estuvimos un rato, hasta que el tabernero medio nos cagó la bolas con su actitud de señor propinas. Regresamos a pistear un poco al hotel, y nos acostamos algo tarde, a día siguiente algunos iríamos al observatorio del Empire State por la mañana. Debo de decir que después de haber estado en ‘Top Of The Rock’, el Empire State no fue tan impactante, pero sigue siendo el mayor edificio de la ciudad. Y algo que no olvidaré de estar en la cima del Empire State es el aironazo que se siente, el viento gélido era algo que no se podia aguantar por mucho tiempo.

Panoramica desde el Empire State

Desde el Empire State... se aprecia el Edificio Chrysler

Ese día nos dividimos, cada quien buscaba cosas diferentes antes de partir, así que me tocó estar sólo con 2 amigos. Fuimos a la tienda Nintendo, bastante agradable, pero algo que me llamó la atención fue un mini-museo en el que tenían muchas de las consolas, y en el que había un GameBoy dañado durante la Guerra del Golfo Pérsico que aún funcionaba jaja, se me hizo un detalle curioso.

Game Boy damaged in Gulf War

GameBoy dañado en la Guerra del Golfo Persico... aún funcionando

Posteriormente fuimos a comer a un lugar llamado Katz Delicatessen, un lugar donde venden sandwiches de pastrami, salami, chorizos y cosas de esas, y que uno de mis amigos quería conocer. El lugar era bueno, había demasiada gente y tenía en sus paredes infinidad de fotos del lugar con diferentes personalidades que lo habían visitado, incluyendo actores, músicos e incluso presidentes.

Se nos acababa el tiempo, y se acercaba la hora de salida de nuestro camión. Regresamos al hotel por nuestras cosas y partimos cargados de cosas hasta la parada del camión. Ya íbamos de regreso a Boston. Ahi dormiríamos, haríamos las últimas compras y regresaríamos a Monterrey el día siguiente. No hubo contratiempos, eran alrededor de las 9 PM del lunes 17 de enero y ya habíamos aterrizado en tierras regiomontanas, a la rutina de los balazos y los bloqueos. Estabamos en casa.

Pero debo decirles que fue un viaje que si bien no hubiera sido mi primera opción para vacacionar, fue una experiencia muy chingona, agradable y que afortunadamente me tocó vivir. Repetir? Ya veremos…

Sobresss

Explore posts in the same categories: Viajes, Vida diaria

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “Viaje a NY”

  1. Karla Triste Says:

    Que tal, muy buena reseña como siempre, hasta dan ganas de darse una vuelta por la gran manzana.
    Algún día s me hará, un abrazo.
    Cuídate


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: