A casi dos meses del cambio de trabajo…

Publicado agosto 3, 2011 por Alberto
Categorías: Vida diaria

Tags: , , , ,

Si, no morí ni nada parecido, simplemente desaparezco cual chupacabras en tiempos de estabilidad financiera… Sigue la vida mostrándome cosas nuevas, pero no siempre me aparezco por estos rumbos para contárselas a todos ustedes. Hoy estan de suerte, no se si buena o mala, pero les contaré un poco de lo que han sido estos dias, asi que si ya están aqui para leer, pues no sean gachos y aviéntense mis escritos.

Hace ya casi dos meses me cambié de trabajo, pasé de formar parte de una empresa nacional de ambiente relajado a una empresa trasnacional de origen indio. Mis razones tuve para cambiarme, afortunadamente problemas no hubo con nadie en la transición, inclusive fue más facil de lo que hubiera creído. Tomé la decisión de probar suerte en nuevos horizontes un día de esos en los que uno no obtiene lo que uno esperaba, y el resto pues ya lo irán leyendo.

Cambio radical pensé que iba a ser pasar de las bermudas y las playeras de futbol con que iba a trabajar a la empresa anterior, a usar vestimenta formal, con pantalón de vestir y camisas, pero la transición fue poco dolorosa, al punto de acostumbrarme y casi hasta gustarme en algunas ocasiones. Pero lo ñero y feo nadie me lo va a quitar, ni siquiera esos estilistas de las estrellas jaja. Pensé que batallaría un poco más en adaptarme, pero no es difícil en un ambiente en el que hay muchas personas conocidas y con gente de intereses afines (y no me refiero solamente a pistear).

Lo que si ha sido un poco difícil es el trato, más que nada el habla, con los indios. Su acento es algo difícil, curioso y atropellado, sobre todo cuando hablas por teléfono con personas que están en la India. Ser entrevistado por indios es difícil; si de por si el tratar de explicar algún concepto tecnico a alguien en español puede ser difícil, ahora más en un inglés con un acento poco común y por teléfono. Pero bueno, supongo que la experiencia poco a poco me dará la habilidad para dominar ese tipo de situaciones.

Curioso que los primeros dias en la empresa nos dieran una introducción hacia la cultura de la India, obviamente dada por un indio, fue interesante la verdad. Habló temas que a nosotros se nos pueden hacer raros, como los matrimonios arreglados, el respeto a las vacas, su estilo de vida y su peculiar manera de mover la cabeza al hablar (que por cierto, al moverla hacia los lados no quiere decir que no, sino es señal de que están escuchando o que están de acuerdo, pero no es una negación).

Revisando algunos documentos, me di cuenta que existe una inducción para la gente de la India que viene a México. Si vieran que divertida era esa presentación. Mencionaba algunas cosas que no supe si eran para darme gracia o verguenza como mexicano, por ejemplo, mencionaban que la puntualidad no era una caracteristica de los mexicanos y que no se ofendieran si algun mexicano llegaba tarde a algún compromiso. Al igual, mencionaban que los mexicanos eramos muy creativos y que en las juntas no nos gustaba tener alguna agenda a seguir, que preferiamos dejar que las ideas fluyan libremente jajaja, manera sutil de decrinos chileros. Otro punto interesante era que alertaban a la gente a no confiar en la policía mexicana, no darles dinero, y pedir su ayuda sólo en caso de emergencia. Triste, pero es muy cierto.

Regresando a mi ambiente de trabajo, acerca de la raza, no me puedo quejar. He conocido raza de muchos estados diferentes de México (Hasta de Tlaxcala!!!), y se arma un buen cotorreo, similar al que ha habido en mis trabajos anteriores. Si de algo no me puedo quejar en mi experiencia laboral, es que siempre ha habido un buen ambiente, buenos compañeros y nunca ha faltado la diversión en la hora de la comida con buenas pláticas y demás. Fuera de trabajo, es bueno saber que se cuenta con amigos y no sólo simples compañeros, y afortunadamente todos los trabajos me han dejado algo bueno.

Casi dos meses, y aún sigo sin proyecto. Es normal, dicen por acá. Dice la leyenda que hubo alguna persona que estuvo sin proyecto más de año y medio, asi que aún no es momento de preocuparse jajaja. Sea como sea, espero pronto ya estar oficialmente apoyando a algun cliente, y no sólo en proyectos internos y jalecillos leves para pasar el rato. Son las ventajas de este tipo de trabajo; para los que no lo saben, trabajo en el área de sistemas y desarrollo de software… al menos por ahora.

Puntos negativos, pues también los hay, como en todos lados. Podría levemente mencionar la falta de libertad sobre algunas cosas o restricciones que tengo, así como también la excesiva libertad que me obligan en otras. En fin, en terminos generales podría decir que ha sido un cambio positivo hasta el momento, he conocido a gente nueva, cosas nuevas y eso siempre va a ser bueno.

 Espero que las cosas vayan mejorando en el trabajo, así como en mi vida. De momento, pues la verdad no me puedo quejar, me convenzo cada vez más que si piensas positivo es mayor la probabilidad de que te ocurran cosas buenas, asi que no hay que andar de cagaleras diciendo que ya valió madre todo, y mejor hay que pensar en como mejorar las cosas.

Para terminar, un video matón jajaja

Sobresss

Día negro en el Café Iguana

Publicado mayo 22, 2011 por Alberto
Categorías: Historia, Inseguridad, Música, Sociedad

Tags: , , , , , , , , ,

Hoy al llegar a casa no esperaba toparme con una noticia como ésta. Casi de rutina y como si fuera un reflejo, prendo la laptop sólo para ver si hay alguna novedad o algo que valga la pena saber, y ahora me topé con una triste noticia, al menos para mi. Una balacera en las afueras del Café Iguana dejó a 4 personas muertas.

Una de las personas caídas en este ataque fue el famoso Pablo. Sí, ese pelón alto que cuidaba en la puerta. Les podría decir que era una gran persona y mil cosas que suenen bonitas y casi heróicas, pero mi trato con él fue muy poco, pero aún asi de lo poco que lo traté puedo decir que era una persona amable y no era prepotente, como muchos de los guardias de otros antros. Recuerdo haberlo visto en otros conciertos, si no mal recuerdo (quizás me equivoque) tenía a su esposa y una hija pequeña, la verdad aparentaba ser una buena persona; al menos, eso es lo que me comentaban mis amigos que fueron más allegados a él. De las demás personas caídas, hasta el momento desconozco su identidad.

Lo sé, no es ni la primera balacera en la ciudad, ni la primera que se llevan a varia gente de encuentro, pero mucha gente coincidirá conmigo en que duele debido a que este lugar ha sido por 20 años punto de referencia de muchos de nosotros, en diferentes épocas, pero muchos hemos pasado momentos inolvidables que han marcado nuestra juventud, conocido gente y buenos amigos, vivido infinidad de tocadas y conciertos ahi, y porque no decirlo, disfrutar de su famosa pizza. Y el que haya ocurrido un suceso como el que ocurrió en este lugar, sinceramente duele a toda la gente que sentíamos o llegamos a sentir este lugar como parte de nuestra vida o nuestra rutina.

Hagamos un poco de memoria. La primera vez que visité el Café Iguana era un lugar más pequeño de lo que es actualmente, yo estaba por salir de la secundaria e iba a haber una tardeada. La sección que en la actualidad es en la que se realizan los conciertos y donde se presentan los DJs no estaba por aquellos días, las tocadas se hacían en el patio central. Pasaron algunos años, y se abrió la zona que les comento, con un concierto a reventar del grupo argentino Rata Blanca. Era el inicio de muchos buenos conciertos en el Café.

Grandes grupos internacionales han venido, europeos o sudamericanos, yendo desde Black Metal, Thrash, Power o Gótico hasta rock en español o electrónico, para todos hay espacio. Muchísimas tocadas locales, apoyando la escasa escena musical regiomontana (para estos géneros, que son poco redituables), incluso recuerdo haber tocado alguna o dos veces ahi hace ya algunos años… En fin, el Café ha reunido a mucha gente de diversos géneros musicales en sus distintos espacios, y es parte de lo icónico de este sitio.

Remontándonos al presente, de algún tiempo hacia acá las cosas en el Barrio Antiguo han ido cambiando. El tipo de gente que lo visita ha cambiado drasticamente, así como la cantidad de personas que lo hacen, ya que la afluencia de gente en el lugar ha ido en picada. Mientras que antes inclusive transitar por ahi era casi imposible por la cantidad de gente, ahora son pocos los sitios que lucen abarotados. Las últimas veces que llegué a ir, hace algunos pocos meses, el ambiente que se sentía era un poco diferente. Así como era más obvia cada vez la venta de droga.

Según se dice, el Café Iguana, así como muchos antros de la zona, han estado amenazados para poder ser sitios donde esta venta se pueda realizar. Desafortunadamente, no existen las condiciones de garantizar la seguridad de muchos de éstos sitios, y muchos terminan por ceder. Yel Café Iguana resulta un punto ideal para esta venta, tanto por la diversidad de los géneros que se llegan a tocar (y creo que principalmente por el psycho) como por que es de los lugares que la gente sigue frecuentando a pesar de la ola de inseguridad que se vive.

No era ningún secreto que en el baño de este sitio hubiera un ‘dealer’ distribuyendo su mugrero, ni que muchísima gente acudía con él. Coraje daba y sigue dando ver a muchos de estos pendejos llegando únicamente a meterse su mugrero e irse a bailar como puñetas, ensuciando la imagen del lugar y de muchos que acudíamos al lugar en un plan completamente diferente.

Me pongo a reflexionar acerca de muchas cosas, y me dan sentimientos encontrados. Me pregunto que hubiera pasado si alguno de mis amigos o yo hubieramos reportado este punto ante alguna autoridad, con el afán de mantener  lo más limpio este lugar y colaborar en acabar con este tipo de cosas. Alguna cosa habría cambiado o simplemente nos habríamos expuesto ante algun grupo criminal? El sentimiento de saber que las mismas autoridades conocen de este tipo de cosas y no se hace nada para evitarlo es ya de por si bastante desmotivador…

Leía ayer los comentarios de la nota del ataque en el diario ‘El Norte’, y un testigo comentaba que al momento de llegar los malandros a recoger los cuerpos, elementos de la policía hablaban por radio comentando que cierto comandante había llegado e incitaba a sus elementos a que se abrieran para que pasaran. Si bien es algo que no me consta, es el tipo de cosas que no dudo ni tantito, y que ya se han visto en muchas ocasiones, pero que esperemos que vayan cambiando poco a poco.

Ni hablar, por más que se diga es un hecho que ha calado duro en muchos de nosotros, que se ha llevado gente que probablemente no la debía, y que esperaría que no se volviera a repetir. Tenemos que tomar conciencia y dejar de ser menos pasivos ante este tipo de situaciones, por si les quedaba alguna duda. Por lo pronto, si tú que estás leyendo ésto has comprado droga ahi o en cualquier otro antro, siéntete culpable de todos estos hechos violentos que están ocurriendo no sólo en el Barrio Antiguo, sino en toda la ciudad y en el país.

Sobresss

Reflexiones de estos días…

Publicado mayo 9, 2011 por Alberto
Categorías: Inseguridad, Sociedad, Vida diaria

Tags: , , , , , ,

Cada vez es menor el tiempo que le dedico a este espacio. Quizás sea que ya me pasó la novedad, quizás sea que mi mente se ha ocupado de otras cosas últimamente. Me voy más por la segunda opción, pero el resultado es invariable.

El fin de semana se casó un amigo, un muy buen amigo. Si bien en los últimos meses no conviví tanto con él como en el pasado debido a que cada fin de semana viajaba a su ciudad, es alguien a quien aprecio bastante. Compañero de algunos viajes memorables que he realizado, de pláticas que alcanzaban el amanecer y de mis dós ultimos trabajos, incluso siendo él la persona que me referenció para conseguir mi último empleo. Y pues, regresando al presente, me dio mucho gusto verlo feliz con su ahora esposa.

Planear el viaje con amigos a la boda (que se realizó en Ciudad Victoria, Tamps) no fue tan sencillo como lo hubiera sido hace algunos meses. La situación de inseguridad reciente en la región puso a pensar a algunos, y de hecho fue razón de la ausencia de algunas personas importantes. Algunos otros que si decidimos ir, lo hicimos sin la convicción de otros tiempos, y con el temor de que la posibilidad de que algo malo pudiera pasar no era tan remota.

Platicando de ésto con otro buen amigo, nos pusimos a reflexionar un poco de esta situación, como era posible que vayamos dejando a un lado el hacer algunas cosas que nos agraden (o al menos, considerar la posibilidad de hacerlo), por el simple hecho de la situación de inseguridad??? Ambos coincidimos en que es una reverenda mamada. Sólo espero que las acciones que se están tomando actualmente tengan un impacto positivo en un futuro no muy lejano, porque si no este tipo de situaciones serán en vano.

Mientras seguimos esperando por ese momento en que las cosas cambien para bien, me ha quedado claro que hay que cambiar algunos hábitos y tomar algunas precuauciones que en otros tiempos podría considerarse exagerado tomar. Esas historias de terror de las cosas que le pasaban al ‘primo del amigo del vecino’ han pasado a ser historias de nuestros amigos o familiares. Es triste, pero ahora el ser desconfiado con toda la gente en gral hasta podría ser considerado una virtud.

En fin, no los aburro más. Sólo fueron un poco de palabras para evitar que este espacio vaya muriendo, y espero pronto poder platicarles algo más interesante. Y de futbol ahorita no hablo, de nada sirve un liderato general si tu equipo no sabe como jugar en los cuartos de final…

Sobresss

Una escena desconcertante

Publicado marzo 17, 2011 por Alberto
Categorías: Vida diaria

Tags: , , ,

Para variar, estos días he tenido muchos pendientes, y éste es uno de varios factores por los cuales no le doy mantenimiento a este blog. Pero aprovechando que ahorita hay un pequeño respiro, consideré justo manifestarme en este medio. El día de ayer presencie una escena que se me hizo un tanto extraña, desconcertante para mi y en la cual me proyecté y pensé diversas cosas.

Todo inició al momento de ir a entrenar, nos avisaron que a pesar de que varia gente había donado sangre, había fallecido el padre de uno de los compañeros que entrenan con nosotros y que lo estarían velando en Capillas del Carmen. Al escuchar ésto, y considerando que las capillas quedaban camino a casa, decidí ir a verlo con otro compañero al terminar el entrenamiento, más que nada hacer acto de presencia (ya que ante algún suceso así, las palabras y decir algo inteligente no son mi fuerte).

Terminó el entrenamiento y nos lanzamos a las Capillas, algunos compañeros acordaron en ir también en algunos minutos asi que mi amigo se regresaría con ellos. Llegamos al estacionamiento de la Capilla y sólo vimos una camioneta, algo que se me hizo realmente extraño, pero pensé que atrás había más lugar para estacionarse y ahi estarían los demás carros. Entramos a las capillas, y no se veía movimiento, hasta pensamos que algo podría haber pasado pero luego vimos que de las 6 salas, sólo la del señor que íbamos a ver estaba ocupada, asi que fuimos.

Entramos a la sala y no había nadie, esto estaba muy extraño para lo que yo había visto antes en los velorios. Cuando avanzamos otra puerta, hacia donde estaba el féretro, por fin vimos personas, aunque sólo eran dos. Era una pareja de señores que se encontraban rezando un rosario, que al vernos nos invitaron a pasar con ellos y los acompañamos rezando un poco. Yo no soy la persona más religiosa del mundo ni nada que se le parezca, no conocía a las persona por la que rezaba ni a las personas con las que lo hacíamos, pero algo dentro de mí sentía el deber o el compromiso de hacerlo, no se exactamente que fué.

Terminó el rosario (que ya iba a la mitad cuando llegamos), y la señora se acerca a nosotros y nos saluda, igual el señor. Platicando un poco con ellos, nos comentaron que eran compadres del difunto, que hace mucho no los veían, y que el señor había fallecido por problemas cardiacos. Extrañados por no ver a su familia más cercana, nos comentaron que uno de los hijos se acababa de ir y que nuestro compañero estaba muy afectado. La pareja se disponía a irse, y se me hacía casi increíble que fueran a dejar sólo el cuerpo, sin ningún familiar o alguien cercano que lo ‘cuidara’. No se si será algo normal, pero es algo que yo jamás había visto, siempre había visto a alguien de los allegados acompañando el cuerpo.

Se fueron y quedamos sólo mi amigo y yo,  así que decidimos esperar algunos minutos a esperar a ver si llegaba alguien. Paso el tiempo y nadie se aparecía, ni nuestros compañeros que habían quedado en hacerlo. Escuchamos algunas voces y las seguimos, pero eran de los guardias de las capillas, que nos comentaban que la familia regresaría hasta las 8 AM del día siguiente. Mientras el cuerpo quedaría sólo, esperando hasta el día siguiente…

Quizás lo que les comento no les cause nada a muchos de ustedes, pero a mi se me hizo algo muy extraño. Me sentí proyectado, imaginé el final de mis días o de mi gente cercana, y me sentí algo mal imaginando una escena similar, como si fuera un Forever Alone pero ya sin vida. Si algo sé es que si bien no me encuentro mendigando amistad ni cariño de nadie (quizás porque en este momento lo tengo), no me gustaría terminar completamente sólo algún día sin alguien a quien le importe lo que me haya pasado.

Pienso en mi despedida, y no quisiera gritos desconsolados ni escenas de película, así como no me gusta verlas en los velorios a los que he asistido. Pero si me gustaría que mi gente que aún me quede estuviera ahi, recordando lo bueno o malo que fuí, las cosas que hice, y esperando haber dejado algún buen legado que pudiera ser comentado por los presentes. Imagino el momento con música de mi agrado (quizás no del de todos los presentes), con gente apreciada (y sin esa gente hipócrita que sólo sobra o hace los momentos más incómodos), y con comida para los presentes tal y como a mi me gustaría que hubiera en los demás jaja, algunas buenas cazuelas de asado de puerco o de mole harían ese momento algo para recordar, tal y como me gustaría ser recordado.

Pienso en ésto y en muchas otras cosas, pero se que nada de esto que me imagino será seguro, así que si alguno de los lectores les tocara vivir ese momento, les pido que hagan lo posible por hacerlo lo más parecido a lo que pido. Al igual, si alguno de ustedes tuviera un deseo o una idea similar para cuando les llegue la hora, les pido que me lo digan, si está en mis manos les juro que haré lo posible por tratar de cumplírselos. Lo único seguro que tenemos, es que a todos nos va a cargar el payaso algún día, y espero que ese día sea un día muy lejano todavía.

Sobresss.

Ayer y hoy de Cd. Anáhuac, N.L.

Publicado febrero 17, 2011 por Alberto
Categorías: Historia, Sociedad

Tags: , , , , , , , , ,

La entrada del día de hoy más que escribir algo, la dedicaré para mostrarles algunas fotografías de uno de los municipios que en lo particular considero ha sido de los más golpeados por las circunstancias actuales, tanto desastres naturales como por inseguridad y el descuido de los gobiernos… Cd. Anáhuac.

Si en particular escribo algo de Anahuac (no es la primera vez que lo hago), es porque me ata un cariño especial a ese municipio. Mi padre es originario de ahi, y la familia tiene un rancho al que, vale la pena decirlo, cada vez voy menos. Sin embargo, siempre recordaré esas caminatas por sus caminos de terracería cuando era niño; esa emoción que me invadía cuando llegaba a ver animales salvajes como conejos, víboras o coyotes en alguna parcela cercana, y el pasar algunos buenos momentos y navidades en el rancho.

Al igual, algunos otros momentos no tan gratos pero igual de importantes en mi vida se han sucitado ahi. Todos los funerales de algún miembro de mi familia en los que me ha tocado estar han sido en la pequeña capillita del pueblo. Como pueden ver, ese lugar no me es indiferente.

De ese Anahuac que recuerdo, algunas cosas han cambiado. En el rancho pasa lo mismo, la inseguridad se manifiesta en estos días. Los robos se han hecho presentes desde el año anterior, y poco se puede hacer no habiendo nadie en ese lugar. Inclusive si hubiera, no se hasta que punto sería reconfortante o peligroso que hubiera alguien ahi.

Pero bueno, Anáhuac tuvo algunas buenas épocas, y como muchos municipios del estado actualmente se encuentra algo ‘olvidado’. A continuación les mostraré algunas fotos de Anahuac y sus alrededores, algunas obtenidas de un periodiquito del pueblo (que bien pareciera periodiquito de escuela) y otras tomadas por mis padres. Empecemos por algunas fotos de la plaza principal de Anahuac, algunas de alrededor de 1935 hasta algunas más o menos actuales:

El Puente del Río Salado:

 

La Reforma… a este lugar recuerdo que le decían ‘La casa del Gral. Naranjo’ (ese que da nombre al municipio de Lampazos, mas desconozco si sería su casa), pero eran unas ruinas a las que me gustaba ir con mi familia. Había una vista espectacular de los atardeceres desde ahi:

A continuación les mostraré unas fotos de un lugar el cual desconocía su historia, lo próspero que pudo llegar a ser, y del cual ahora no quedan más que algunas ruinas y una tienda, Ejido Camarón. Las fotografías antiguas son de alrededor de 1937, las nuevas son del año pasado. Podrán notar que aún se notan algunas bancas y el pequeño obelisco:

Ésta al parecer es la Presa Don Martín (en Coahuila, pero en esa misma región), a menos que sea Salinillas, la verdad lo desconozco:

Y aqui algunas otras fotos de aquellas viejas épocas, no identifico exactamente que lugares sean:

En fin, espero que con estas fotos se den una pequeña idea de la historia de lo que es, y de lo que fue Cd. Anahuac.

Sobresss

Viaje a NY

Publicado febrero 3, 2011 por Alberto
Categorías: Viajes, Vida diaria

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Si, los nopalotes también vamos a NY. Una de las ciudades más famosas del mundo, la ciudad de los grandes edificios y emblema de los Estados Unidos, ésa misma fue nuestro siguiente destino después de nuestro viaje a Boston. Habíamos estado tres días con nuestro cliente, y al día siguiente saldríamos muy tempranito desde la central de camiones de South Station con rumbo a NY. Para que sepan, el viaje en camión nos salió gratis debido a un cupón de descuento que encontré en internet para la página de Megabus. Para las 10:30 AM, estaríamos llegando a la gran manzana.

Para nuestra suerte, encontramos un hotel bien ubicado (llamado Lotus) que contaba con cuartos con 5 camas, una para cada uno, y que estaba a sólo dos cuadras del Empire State. Llegamos ahi a dejar las maletas y empezamos a caminar con rumbo al norte, iríamos a Central Park. El aire pegaba fuertemente al ir caminando, hasta que llegamos a nuestro destino.

Central Park

Central Park estaba cubierto de nieve, el lago congelado en ciertas partes y de los árboles solo quedaban las ramas desnudas de hojas, caminamos un rato hasta llegar al Museo de Historia Natural.

Museo de Historia Natural

Triceratops

Debo de decirles que si regreso a NY, me gustaría dedicarle un día completo a este museo, su tamaño es impresionante. Cuatro pisos con salas de temas diversos, desde los dinosaurios, culturas antiguas, vida marina y fauna de los diferentes continentes, incluso pensaría que un día puede ser poco para el gran tamaño del museo. Desafortunadamente teníamos muchas cosas que ver y poco tiempo, asi que sólo estuvimos alrededor de 2 horas y media ahi.

De ahí fuimos al observatorio del Edificio Rockefeller, conocido como ‘Top Of The Rock’. Cuando llegamos a la cima aún había luz, pero al transcurrir los minutos fuimos observando como el sol se iba metiendo, la vista era realmente espectacular desde las alturas; poco a poco, la ciudad se empezó a oscurecer y con ésto las luces de los grandes edificios comenzaron a iluminarse, veíamos la inmensidad del Empire State iluminado de un color verde Poison (si, algo asi era, como el del grupo) en su parte superior, las luces siempre llamativas de Times Square, y en general veíamos como una gran ciudad se iba iluminando poco a poco de una manera increíble.

Top Of The Rock

El sol se ocultaba...

Top Of The Rock

... y la ciudad se encendía

Para nuestra suerte, ese día se estaría transmitiendo en vivo desde el ‘Top Of The Rock’ el segmento del informe meteorológico de la NBC, con la conductora Janice Huff. Nos acercamos a las cámaras y preguntamos que que habría ahi, y en cuanto nos dijeron, que de volada agarramos lugar junto con una pareja de japoneses y unas niñas francesas que andaban de visita igual que nosotros. Aguardamos alrededor de 10 minutos hasta que se dió el enlace en vivo, bien podía ver en la pantalla como estaba robando cámara al lado de Janice que incluso alcancé a gritar el nombre de mi país casi en el micrófono en el momento en que se hizo referencia a la gente que estabamos esperando a aparecer en el segmento. Ni hablar, lo mexicanote y orgulloso no se me va a quitar, no entiendo como haya gente a la que le parezca motivo de verguenza, pero bueno.

Después de haber aparecido en la televisión neoyorquina, nos dirigimos a Times Square. Debo de decir que es una zona muy llamativa, con muchísimas pantallas y publicidad, alguna muy ingeniosa.

Times Square

Geniales los promocionales de la tienda de M&M’s, de Disney y todas esas que aparecen en infinita cantidad de películas. En Times Square, así como en algunos otros lugares del noreste de los EU, me di cuenta de la promoción que se le da al turismo a México. En este caso particular, aparecía en una de las pantallas principales uno de esos promocionales de ‘Vive México’, promocionando un lugar de Puebla (me parece que Cholula) y un cenote en Quintana Roo llamado Angelita. Ya antes en Detroit había visto promocionales de la Riviera Nayarit y en el Metro de Boston algunas imagenes con artesanías de Mata Ortiz, en Chihuahua.

Times Square - Riviera Maya

México en Times Square

Un punto que queríamos conocer de NY era Broadway, buscábamos ir a una función de teatro. Al revisar las diferentes funciones, teníamos como principales opciones las obras ‘The Lion King’ y ‘Wicked’. Investigamos un poco, y nos empezaba a convencer ‘Wicked’, asi que fuimos al teatro donde se presentaría. Desafortunadamente no conseguimos boletos (lo que había era demasiado caro), asi que fuimos a buscar para ‘The Lion King’. Compramos las entradas para el día siguiente y fuimos a cenar a un lugar llamado Ruby Tuesday. Era un clásico lugar agringadón, pero la comida estaba buena.

Lo que si jamás me va a pasar tanto de este lugar como de muchos otros por allá, es que para todo quieren propina, y no digamos que lo que uno guste dar, sino que te establecen como recomendado un rango del 18% a 20% del consumo, inclusive en algunos lugares cargándola en automático. No mamen, todo está bien pinche caro allá y aparte te la quieren atorar con propinas, no mamen. En algunos sitios cargaban el 18% en automático y apaaarte querían que les dieran propina… A ver a ver, como estuvo eso??? Ches putos. Y no solo restaurantes, sino que taxistas y hasta un tabernero que terminó cobrando las cheves más caras para asegurar su propina, no mamen, es como si les hubiera cobrado propina a los clientes de Boston por hacer mi jale, la neta son mamadas.

En fin, fuera del detalle de las propinas, di un tragadón de esos en que quedas en calidad de bulto practicamente, y retornamos al hotel, había sido un día muy cansado. Al día siguiente, nos levantaríamos temprano para ir a visitar la Estatua de la Libertad. Tomaríamos el metro con rumbo a South Ferry y desde ahí empezó el show, unas líneas estaban en reparación y no sabíamos a ciencia cierta como llegaríamos. Cabe mencionar que el metro de allá no es tan facil como el de acá, ya que por una misma vía en el mismo sentido pasan varios trenes con destinos diferentes, identificados por una letra o número, de diferentes colores. Después de preguntar varias veces y ser mandados de un lado a otro, al fin tomamos el tren correcto (de dos dólares y medio por viaje, valga la pena mencionarlo) y llegamos a tomar el Ferry.

Manhattan

Ya arriba, era mucho el frío que pegaba, pero eran más las ganas de conocer un lugar nuevo. Al llegar a la isla donde se encuentra la estatua llegamos a hacer fila a uno de esos múltiples filtros de seguridad de los gringos, para pasar al museo de la estatua, que se encuentra en el pedestal en donde esta situada. Alguna gente me ha comentado que no es tan grande como se podría pensar, y quizás tengan razón, pero aún así es de los lugares que más me llamaron la atención de ese viaje.

Estatua de la Libertad

El museo de la estatua debo de decirles que me agradó bastante. Y me agradó porque realmente te ponen en una perspectiva histórica, política y social de aquellos tiempos en los que la estatua estaba siendo construída e instalada. Detallan desde la elaboración y los prototipos hasta el impacto social y político que tuvo. Me llamó la atención que el primer prototipo del pedestal para la estatua, y que fué diseñado por Bartholdi (el creador de la estatua) tenía una forma muy similar al de una piramide maya (en particular me recordó al Templo de las Inscripciones, de Palenque), pero fue cambiando con el paso del tiempo, al igual que la misma estatua. Recordemos que fué un regalo de los franceses.

Criticas a la Estatua de la Libertad

La prensa criticó en su momento a la Estatua de la Libertad

También, me llamó la atención el impacto que tuvo en la prensa, siendo criticada fuertemente, entre otras cosas debido a que se tuvo que invertir en construirle un pedestal, que a su vez llevó bastante tiempo después de haber arribado la estatua a EU, y además criticando la excesiva publicidad para diversos productos que utilizaban la imagen de la estatua. Trasladándola a nuestros tiempos, me imaginé a la prensa criticando el famoso Puente Atirantado de los tiempos de Canales, o el Forum de Ratividad.

Regresando a Manhattan, pasamos cerca de la zona donde solía estar el WTC, y por esos grandes edificios de Wall Street. Visitamos algunas tiendas, y al terminar empezaba a hacer hambre, así que nos dirigimos al Barrio Italiano. Pasamos antes por el Barrio Chino de NY, un lugar en el que sinceramente no me sentiría agusto viviendo ahi. Llegamos al fin a ‘Little Italy’, y afuera de muchos restaurantes se encontraba una persona intentando atraer a la clientela, que me cae que eran más fastidiosos que las señoras de las comidas del Mercado Fundadores (de esas que hasta te tapan el pasillo por donde vas). Primero un loco hablador, luego un ‘italiano de Acapulco’, pero el que de plano se pasó de la raya fue un gordo nefasto que se hacía llamar el ‘Señor Oso’, el cual portaba un abrigo de peluche y que se refería a los hombres como ‘Papi’ y a las mujeres como ‘Mi Amor’.

Seguíamos buscando un buen lugar para comer, y llegamos a un restaurant a preguntar, a lo que la persona que estaba afuera manda hablar a una señora que al salir no paraba de hablar italiano a punto de gritos, que anunciaba su restaurant “chento por chento italiaaano” de “su esposso sichiliaaano” (no se escribe así, pero asi lo decía) y que por alguna extraña razón nos convenció. Excelente elección, la comida era muy buena y al final hasta nos tomamos fotos con la señora loca, muy buen pedo. Salimos de ahi, y nos lanzamos rápido a Broadway, ya que la obra empezaba en una hora.

Llegamos a tiempo. Todo estaba en orden, la obra comenzó. Debo de admitir que a pesar de ser un musical, en ningún momento me pareció aburrida, fue entretenida, y hubo efectos visuales mucho muy impresionantes. Los actores muy bien, y la escenografía era muy buena. El actor que salía de Pumba parecía un darketo gordo sacado del Mercado del Chopo jaja, pero se la rifó chido al igual que los demás. El villano igual, excelente actuación.

Terminó la obra y quedamos satisfechos, pero buscabamos aún más. Nuestra amiga quería conocer a algunos actores y se intentó colar sin éxito a Backstage cuando entraron algunas personas. Se puso a tocar la puerta a ver si alguien le abría, pero nadie se dignaba a hacerlo, fue una escena muy graciosa. Yo le aplaudí el hecho de que realmente lo intentara y no se quedara con las ganas de hacerlo. De repente, uno de los actores sale de esa puerta para ir por agua y aproveché para comentarle la situación de mi amiga, el vato parecía que me estaba tirando a lion. Al regresar, le habla y la invita a pasar a Backstage, y como no vi razón para no hacerlo, yo también pasé.

Broadway

Teatro en Broadway

Tipazo el cabrón, nos mostró mucha de la utilería, vestuario y escenografía de la obra. Dentro, conocimos a algunos de los protagonistas e la obra, nos tomamos fotos con ellos, y le firmaron el boleto a mi amiga. Vaya que nos fué bien en Broadway.

Utilería de la obra 'The Lion King'

Utilería de la obra 'The Lion King'

Regresamos a Times Square e hicimos algunas compras, tomamos las últimas fotos de ese lugar. Antes de regresar, pasamos a un pub irlandés cercano al hotel y estuvimos un rato, hasta que el tabernero medio nos cagó la bolas con su actitud de señor propinas. Regresamos a pistear un poco al hotel, y nos acostamos algo tarde, a día siguiente algunos iríamos al observatorio del Empire State por la mañana. Debo de decir que después de haber estado en ‘Top Of The Rock’, el Empire State no fue tan impactante, pero sigue siendo el mayor edificio de la ciudad. Y algo que no olvidaré de estar en la cima del Empire State es el aironazo que se siente, el viento gélido era algo que no se podia aguantar por mucho tiempo.

Panoramica desde el Empire State

Desde el Empire State... se aprecia el Edificio Chrysler

Ese día nos dividimos, cada quien buscaba cosas diferentes antes de partir, así que me tocó estar sólo con 2 amigos. Fuimos a la tienda Nintendo, bastante agradable, pero algo que me llamó la atención fue un mini-museo en el que tenían muchas de las consolas, y en el que había un GameBoy dañado durante la Guerra del Golfo Pérsico que aún funcionaba jaja, se me hizo un detalle curioso.

Game Boy damaged in Gulf War

GameBoy dañado en la Guerra del Golfo Persico... aún funcionando

Posteriormente fuimos a comer a un lugar llamado Katz Delicatessen, un lugar donde venden sandwiches de pastrami, salami, chorizos y cosas de esas, y que uno de mis amigos quería conocer. El lugar era bueno, había demasiada gente y tenía en sus paredes infinidad de fotos del lugar con diferentes personalidades que lo habían visitado, incluyendo actores, músicos e incluso presidentes.

Se nos acababa el tiempo, y se acercaba la hora de salida de nuestro camión. Regresamos al hotel por nuestras cosas y partimos cargados de cosas hasta la parada del camión. Ya íbamos de regreso a Boston. Ahi dormiríamos, haríamos las últimas compras y regresaríamos a Monterrey el día siguiente. No hubo contratiempos, eran alrededor de las 9 PM del lunes 17 de enero y ya habíamos aterrizado en tierras regiomontanas, a la rutina de los balazos y los bloqueos. Estabamos en casa.

Pero debo decirles que fue un viaje que si bien no hubiera sido mi primera opción para vacacionar, fue una experiencia muy chingona, agradable y que afortunadamente me tocó vivir. Repetir? Ya veremos…

Sobresss

Viaje a Boston

Publicado enero 25, 2011 por Alberto
Categorías: Viajes, Vida diaria

Tags: , , , ,

Boston

Algo abandonado tengo estos rumbos. Lo sé, nadie se estaba muriendo por leer mis publicaciones, pero aún así me había propuesto no abandonar éste blog que aparte de ser un buen hobbie, ha llegado a ayudar a algunas personas, aunque sea a perder su tiempo. No había podido actualizar ya sea por los compromisos pendientes que tenía o por el mismo motivo de este post: me mandaron del trabajo una semana a los Estados Unidos. Y bueno, ya hace una semana de eso, pero entre los pendientes que traía y el cansancio acumulado hasta estos momentos tengo la oportunidad de escribir.

Me mandaron a Boston, Massachussets, con el cliente para el cual he estado trabajando los últimos 2 años y medio, una empresa financiera. No se si porque haya hecho un buen trabajo o porque no he cometido una cagazón muy grande aún, pero sigo con ellos y creo que seguiré asignado con ellos hasta que se cumpla mi ciclo en mi actual empresa. Para ser sinceros, iba con un poco de temor, debido a que no manejo el inglés tan bien como algunos otros compañeros (o no disimulo tan bien que lo entiendo) y a que sentía que algunos empleados de allá se iban a dejar caer contra nosotros, cosa que afortunadamente no fue así. De hecho, confirmé la idea que tenía de algunos, que son unos tipazos.

La travesía inició hace dos semanas, un lunes por la mañana en un vuelo que estaría programado para las 12:30 PM con rumbo al aeropuerto de Detroit, y que por el mal tiempo en el aeropuerto de Atlanta terminó saliendo hasta después de las 4 PM. Que tiene que ver Atlanta? Pues que nuestro avión venía de allá y estuvo detenido por la nieve algunas horas. De hecho, el vuelo originalmente sería a Atlanta, pero un día antes nos cambiaron para volar a Detroit. Cosa curiosa, la mujer que me atendió en el mostrador me dijo que me conocía, y al hacer un poco de memoria recordé que estuvo conmigo en la prepa, hace más de 10 años ya… el tiempo le cayó muy bien.

En fin, seguíamos mis amigos y yo esperando al avión en la sala de la Terminal B. Debo decir que es mucho más elegante que las acostumbradas salas de VivaAerobus en la Terminal C, pero estar 4 o 5 horas ahi no es tan agradable. Por fin el avión llegó y abordamos, era un avión pequeño, pero eso es lo de menos mientras no se caiga. Me tocó sentarme al lado de un chavo de 17 años, buen pedo el guey, que se dirigía al poblado de Bangor, Maine (sí, es irrelevante mencionarlo, pero si al igual que yo no lo conocían, al menos ya oyeron hablar de él). Platicamos algo de música, viajes, y lo que fuera con tal de hacer más agradable el vuelo, que se pasó rápido. Llegamos a Detroit, frío el clima, algo de nieve en la pista, temperaturas bajo cero y estabamos sobre el tiempo, ya que debíamos recoger equipaje, pasar a inmigración y abordar el avión que nos llevaría a Boston.

Los tramites de inmigración pasaron rápido pero el equipaje tardó chingo de tiempo en llegar. En cuanto llegó, que nos lanzamos de volada a abordar el vuelo a Boston, quedaba poco tiempo… Aquí imagínense una escena de esas de película con 4 cabrones y una morra corriendo como locos por los andaderos del aeropuerto con tal de alcanzar su avión, y una vez que llegan a la puerta se dan cuenta que el puto avión también estaba retrasado por falta de aeromozas, que mamadas, parecía que esperaríamos más aún. Afortunadamente solo fueron algunos minutos más, y partimos hacia Boston. Despegar desde Detroit fue algo bonito, pero hubiera sido mejor aún de día; las luces de la ciudad, de repente interrumpidas por una neblina que cubría el Lago Michigan, definitivamente hubieran sido más espectaculares al atardecer.

Llegamos a tierra prometida. Aterrizamos en el aeropuerto de Boston, y nos dirigimos al hotel que nos habían asignado, el Westin Copley. Pedazo de hotel, diría Martinoli. Llegamos a recepción y por si no hubieramos tenido suficiente mala suerte, nuestras reservaciones no habían sido pagadas aún. Algunos pasamos nuestras tarjetas de crédito, y aparentemente no habría problema, y cuando intentaron pasarlas los que faltaban, nada más no se armaba. Al final llegó nuestro jefe y medio que arregló las cosas, el caso es que cada uno pudimos por fin ir a nuestras habitaciones, una para cada uno, la mía estaba en el piso 29, chingonas habitaciones por cierto. Era la 1 y media de la mañana, y entre que me bañé (ni de pedo me iba a bañar en la mañana) y preparé todo, terminé acostándome a las 3 AM. Habría que estar en las oficinas a las 9, así que se veía algo imposible la misión (al menos para permanecer despierto).

Al día siguiente llegamos a las oficinas, nos recibió la persona a la que reportamos actividades. Este sujeto, llamado Jim (de apellido polaco, al igual que algunos otros de la compañía), se ganó todo mi respeto, que si bien ya lo tenía, con el viaje lo refrendó. Jim nos mostró algunas de las áreas de la empresa. Mamalón, hasta un mini estudio de grabación de esos con chingo de luces, maquinas para edición y un fondo verde tenían, sepa la madre para que lo usarán, pero estaba chingón. Posteriormente nos dió una introducción a algunos conceptos del negocio, conceptos de finanzas, y a revisar algunos puntos de trabajo. Al mediodía nos llevaron a comer, ahi dentro del edificio donde se encontraban, ellos pagarían todo. Me chingué un buen salmón y una sopa de almejas (clam chowder), delicioso… unas pocas cheves, y pocas ganas quedaban de regresar a jalar. De regreso, hasta pareciera que con tal de chingarme, estuve en dos juntas muy aburridas, poco faltó para que Morfeo me llevara pero se la persinó.

Vista del río congelado

Al salir de estas dos juntas, nos llevaron a otro piso a una oficina con una vista espectacular y una mesa grande (de esas que aparecen en las películas en donde los villanos planean como acabar con Batman o Superman) en las que estuvimos debatiendo junto con algunas personas de más rango en la compañia algunos procesos y detalles a mejorar, hasta me sentí importante en ese momento. Ya a la hora de salida, y aprovechando los viáticos, decidimos darnos una cena chingona. Nos lanzamos a probar la langosta.

Langosta Mutante

Langosta Mutante

Caminamos por una calle llamada Newbury St, y entramos a un restaurant llamado Joe’s. Hicimos nuestro desmadre hasta con la comida (dejaremos de ser mexicanos), y de ahi nos dirigimos a un parque cercano al hotel. Había nieve acumulada, y no perdimos la oportunidad de tomar fotos y aventarnos nieve.

Tirado en la nieve

Mis manos se congelaban, ni mis escasos guantes de lana que llevaba (de esos que los dedos quedan por fuera) pudieron contra el frío, pero eso importaba poco, era la primera vez que veía nieve, a mis 25 años. Ya cansados regresando al hotel, y aprovechando que tenía una tina de baño en mi habitación, me dispuse a consentirme con un baño chingón; puse algunas rolas de Tom Petty y de Toto en el iPod, llené de agua caliente la tina, y a relajarse después del ajetreo de esos días, chingón. Al salir de la tina, me di cuenta que el viento soplaba fuerte afuera y se empezaba a sentir un poco de nieve, abrí un poco las ventanas para vivir esa sensación de cerca, la tormenta de nieve comenzaba…

Vista desde mi cuarto de hotel

Al día siguiente, me despierto y me asomo de nuevo por la ventana, veo con impresión que la ciudad se había cubierto de nieve, una imagen que jamás olvidaré. Nos dirigimos a la oficina y la nieve seguía cayendo, había algo de aire, y la nieve de ese día estaba mucho más limpia que la del día anterior. Muchos de los empleados de la compañia trabajaron desde casa a causa de la tormenta. Nosotros en nuestra rutina, estuvimos en varias juntas, comimos pizza pagada por los clientes, y no hubo gran movimiento ese día.

Don Barredora

Me llama usted, entonces voy...

Después de comer, salimos cual niños a tomarnos fotos en la nieve. Por la tarde, el director de la compañía programó una comida con nosotros y fuimos a comer a un lugar de comida china, estaba muy bueno mas no espectacular. Como cada día en un lugar diferente es una oportunidad de conocer nuevas cosas, no podíamos quedarnos varados en el Hotel, así que nos dirigimos a conocer el rumbo en el que se encuentra la Universidad de Harvard. Tomamos el metro de Boston, y en 20 minutos ya estabamos por allá. Que pendejada que lo que más nos impresionaba era la nieve y los paisajes, en lugar del campus, que la verdad era muy bonito. Impresionante ver los carros y las bicicletas cubiertas completamente por la nieve, no perdimos tiempo para cagarles el palo ante tal situación:

Carro sepultado en nieve

Lavame. Wash Me.

El día siguiente sería el último con los clientes. Tuvimos algunas juntas, algunas en las que me sentí más participativo (a pesar de mi pésima pronunciación e innumerables pausas) y otras en las que estuve a punto del coma; Jim nos llevó a comer, y estuvimos platicando de temas diversos; revisamos últimos asuntos y resultados, pero un buen detalle de ellos fué que querían despedirnos con una buena cena en un restaurant italiano. Si, un buen detalle más de Jim y cía. Se unieron otras tres personas, dos más que ya habían venido junto con Jim a México (se llaman Wendy y Pete) y otro que al momento era desconocido para nosotros (se llama Gabriel). Pinche cena estuvo chingona, y no tanto por la comida (que estaba muy buena) sino por la convivencia con la raza.

Platicando con Gabriel, nos decía que era de padres portugueses, y que hablaba un poquito español; era fanático de White Stripes y algunas bandas de rock. Platicando con Pete, nos dimos cuenta que si viviera acá seguramente vería el programa de Chavana y esas chingaderas; hablando de música, me preguntó si había escuchado una banda, yo le entendí algo así como ‘Lost Catch Up’, pero pues nada, se refería a la canción de ‘Aserejé’ (a la que él se refería como ‘Azee’) de ‘Las Ketchup’ jajaja, increíble como trascienden esas pendejadas. La siguiente cancíón que me preguntó fue una tal ‘Ma-e-a-he’, que para no hacerles el cuento largo era la canción bastante gay de ‘O-zone’, ‘Dragonstea din tei’, y que para acabarla de chingar traía en el iPhone. No podíamos quedarnos atrás hablando de pendejadas, y les puse un video del Viejo Paulino, y una camarada le mostró a Pete el infame video de Mario Bezares bailando el gallinazo (ese donde se le cae la bolsita de coca mientras bailaba), esa noche no podía acabar de mejor manera jajaja. Después de eso, algunos de nostros salimos a caminar al muelle, y tomamos unas cervezas en el Hard Rock Café, bastante agradable el de Boston y una de las pocas opciones en una ciudad cuya vida nocturna agoniza por ahi de las 10 PM.

La verdad disfruté mucho de este viaje de trabajo, conocí muchas cosas, comi algunos platillos diferentes, fue la primera vez que hice o viví algunas cosas, y hubo algunos intercambios culturales interesantes (y no me refiero sólo a las pendejadas del párrafo anterior); no cabe duda que viajar es de esas cosas que nos enriquecen como seres humanos y nos dan una mayor perspectiva de algunas cosas, al menos yo lo siento así. Y sí, Estados Unidos no es mi máximo y en general me caga, pero debo reconocer que esos rumbos realmente me gustaron, y la gente fue bastante amable.

Y por si preguntaban, ésta fué solo la primera parte del viaje. Al día siguiente partiríamos a New York, pero esa… es otra historia.

Sobresss